Frase Anónima

El Mago Hizo un Gesto y Desapareció el Hambre. Hizo Otro Gesto y Desapareció la Injusticia. Hizo otro Gesto y se Acabaron las Guerras.
El Político Hizo un Gesto y Desapareció el Mago. Anónimo

martes, 13 de septiembre de 2016

Decenas de aves caen muertas del cielo en Boston. Se desconoce la causa de las muertes


Foto ilustrativa: Una bandada de estorninos en Alabama en 2011. Más de 30 pájaros murieron recientemente, de forma misteriosa, en Boston. Las autoridades están investigando las posibles causas. Fotografía: Matt McKean / AP



  • 32 pájaros cantores y dos gatos murieron
  • Las autoridades están investigando las posibles causas
·         Decenas de aves han caído misteriosamente del cielo en Boston , llevando a las autoridades de salud a poner en marcha una investigación.
·         Un total de 47 mirlos se concatenan sobre el barrio de Dorchester de Boston el jueves. El Rescate Animal League de Boston , dijo que 32 de estas aves murieron, ya sea en el lugar o después de que los equipos de rescate intentaron tender a ellos. Las aves restantes se encuentran en "buen estado" y serán enviados a un centro de vida salvaje en Grafton, Massachusetts.
·         La Liga de Rescate de Animales dijo que también dio "un tratamiento de emergencia" a un gato en la escena, pero murió. Otro gato también habría muerto, con los propietarios les aconseja mantener sus gatos y perros en el interior y comprobar lo que están comiendo.
·         "Cuando llegué, los pájaros volaban, como de una casa en un árbol, que se desplomaría en el árbol y caerían al suelo", dijo Alan Borgal de la Liga de Rescate de Animales de Boston. "Los más débiles se acaba cayendo justo fuera del cielo."
·         Las autoridades municipales han enviado los mirlos muertos, que son un tipo de pájaro cantante que se desplaza en bandadas, de la Universidad de Tufts para ayudar a determinar la causa de la muerte. Actualmente no está claro si las aves murieron debido a un virus, algún tipo de contaminación del medio ambiente o el envenenamiento intencional. Los resultados del ensayo se espera que la próxima semana.
·         "No sabemos lo que está pasando", John Meaney de la ciudad de Servicios de Inspección de Boston dijo NECN. "Así que estamos investigando todas las posibilidades."
·         El residente local Willien Pugh dijo al Boston Herald que su gato Sally B fue encontrado moribundo en el porche de atrás ya que las aves fallecidos cayeron del cielo.
·         "Tomamos el gato desde fuera y nos pareció que era una niña, así que nombramos a Sally - luego, cuando lo llevamos al veterinario, nos dimos cuenta de que era un niño, así que empezamos a llamarla Sally B", dijo Pugh. "Buen gato real."


Fuente:  https://www.theguardian.com/us-news/2016/sep/10/birds-fall-from-sky-in-boston-die-of-unknown-cause

viernes, 9 de septiembre de 2016

Las cinco industrias como herramientas de propaganda


La Industria del Deporte


El ya citado Goebbels dijo con referencia a los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936:
"Este grandioso evento será la demostración experimental de nuestras ideas que mostraremos al mundo."
Goebbels se refería a las teorías raciales y eugenésicas.

Pues bien, en 1936 las olimpiadas se celebraron en la Alemania nazi… después la guerra… y ocho años después, se celebraron en Londres, y a los cuatros siguientes también en Londres. La locura racial no fue ni mucho menos exclusiva de los nazis.

De hecho, hubo una campaña propagandística de masas que buscó la criminalización del nacional-socialismo, alrededor de los excesos que compartieron con sus enemigos aliados.

La eugenesia es europea, el colectivismo tecnocrático es europeo… y el deporte también es europeo.

El poder propagandístico del deporte es inmenso en la sociedad global. Incide con virulencia en la emotividad de las masas para transmitir contenidos pseudo-heroicos a niños y adultos.

Erradica las referencias viriles genuinas de la cultura, para sustituirlas por modelos comportamentales prefabricados.

Por ejemplo:
un niño hindú normal crecía escuchando historias de Arjuna, un niño español normal se criaba escuchando leyendas del Cid Campeador, o un niño egipcio normal aprendía de los relatos que escuchaba de Dhul-Nun.

En el mundo globalizado, esa autenticidad cultural fue sustituida por Leo Messi, Cristiano Ronaldo, Kobe Bryan, Tiger Woods, Michael Phelps y compañía.
Una vez más, la técnica se aplicó en este medio propagandístico con el desarrollo de una medicina y una farmacología propia: la medicina deportiva y su correspondiente doping.
·    ¿Qué sería del deporte de élite norteamericano (NBA, NFL, etc.) sin doping? Nada.

·    ¿Y qué sería de la industria del deporte sin el deporte de élite norteamericano? Nada de nada.
Porque el deporte de élite es el campo de pruebas de la investigación farmacológica y biotecnológica desarrollada por las mismas instituciones siniestras que aquí se han citado.

Las principales universidades en esta área son las británicas de siempre (Cambridge y Oxford) y ciertas universidades norteamericanas (en especial, californianas).

Llevan más de cien años fabricando héroes de plástico; y con el deporte se ha llegado al límite inferior en el cual los fantoches producidos ni tan si quiera se asemejan a un ser humano.
 



La Industria del Cine

Si el deporte es la principal herramienta de propaganda global sobre los instintos activo-masculinos, la Industria del Cine se sirve de la pasividad inherente a todo espectador para llevar a cabo una profundísima manipulación psicológica.

Que nadie lo dude:
el cine es un medio propagandístico.
Como industria nació en Los Angeles a principios de siglo XX, y en él siempre prevaleció la "producción" por encima de cualquier dirección artística o trabajo interpretativo a sueldo.

El dueño de una película es siempre el "productor". El cine no es un medio artístico en el que se insertó una industria. No, no, no.

Es una industria de propaganda en la que dentro existen destellos artísticos que en última instancia están a sueldo de la producción. En palabras aún más claras: el cine no es el séptimo arte; sino que es - y siempre fue desde su aparición - la principal herramienta de propaganda global.

Sobre todo después de la crisis de los años cuarenta, el cine de Hollywood ni tan si quiera es rentable en términos económicos.

De nuevo, la financiación de una herramienta propagandística (en este caso, el cine todo ello) se apoya en una sofisticada estructura de fundaciones, entidades privadas y subvenciones públicas más interesadas en su función propagandística y publicitaria.
¿Os habéis preguntado cuánta gente tendría que ir al cine y pagar su entrada para pagar los cachés de Steven Spielberg, Angelina Jolie o Tom Hanks?

No hay gente ni salas de cine en el mundo suficientes para sufragar esas cifras. Hay otros financistas y otros intereses.

¿Cuál es la función simbólica de una "estrella"?

La de guiar: la Estrella Polar (o el Crucero del Sur) nos guía; la Estrella de Oriente guía a los Reyes Magos; alguien bien guiado es alguien "con estrella". Obsérvese que se ha creado un explícito "sistema de estrellas" (star system; literalmente así llamado).
La población mundial es guiada científicamente por unas referencias comportamentales sistematizadas:
las "estrellas" de cine.
Para formar parte de ese sistema estelar, además de ser actor, hay que tener algunos de los siguientes requisitos:
·    o ser de origen judeo-asquenazita
·    o estar divorciado
·    o tener un pasado problemático con las drogas y el alcohol (o en muchos casos, los tres al mismo tiempo)
De forma descarada, algunas de estas referencias estelares se presentan como,
·    "Embajadores de Buena Voluntad de la ONU"
·    otros como "caballeros" de la Reina de Inglaterra
·    otros directamente como directores y miembros de entidades educativas, academias artísticas, fundaciones filantrópicas, ministerios de cultura, universidades varias…
Estos sinvergüenzas son las referencias comportamentales de todo el mundo globalizado, y a estas alturas la influencia de esta herramienta de ingeniería social se encuentra en extremo desbocada.
 



La Industria del Sexo

Conviene tomarse en serio como enemigo a la llamada Industria del Sexo.

En volumen de negocio sólo tiene parangón con la industria del cine convencional. Si se estudia su financiación y su origen se comprende qué función propagandística tiene.

Con la pornografía (tal y como con el opio o la cocaína) ocurre que los primeros consumidores y traficantes formaban parte de la misma élite política.

Los primeros pornógrafos fueron nobles europeos e industriales norteamericanos más o menos pervertidos. Con las revoluciones culturales de los sesenta y los setenta, la población tuvo acceso libre a la pornografía, a través de empresas con el mismo origen que las cinematográficas.

Hollywood está a lado de San Fernando Valley.

Para comprender rápidamente la importancia de la Industria del Sexo en el plan global de destrucción cultural, basta saber que uno de sus magnates, Hugh Hefner, fue asistente registrado de varias reuniones Bilderberg.

¿Por qué comparten mesa tipos como Hugh Hefner o Larry Flint con tipos como Henry Kissinger o David Rockefeller?

Insisto en que hay que tomarse en serio la amenaza de la industria pornográfica: ataca y arrasa cimientos culturales con poquísimo esfuerzo, rápido y en masa. No se trata sólo de que el onanismo desvitalice al consumidor de estos contenidos hasta límites que prácticamente ningún moderno va a reconocer por un hipócrita pudor.

La pornografía de masa va más lejos:
la misma actividad sexual se muestra como una mera masturbación con otro cuerpo, profanando toda valencia sagrada de la sexualidad.
Personalmente me niego a pensar que existen tantos onanistas dispuestos a pagar como para mantener una estructura empresarial que mueve tantos millones de dólares.

Como ocurre con el cine convencional, el cine porno se apoya en una financiación suministrada por entidades interesadas en su papel propagandístico.

Si se observa a sus productores, se verán unos puntos comunes. Gran porcentaje de los productores y actores porno se criaron en contextos sociales y familiares de un extremo puritanismo.

Entre las actrices porno, abundan las hijas de reverendos protestantes, activos moralistas y férreos militares.

No es una contradicción:
sólo en el puritanismo secular puede florecer una industria como la pornográfica.
Al repasar la biografía de algunos de los protagonistas de esta industria, comprobé interesantes datos comunes en muchos de ellos.

Por ejemplo, una de las parejas de productores de más éxito del siglo XXI, tiene un currículo curioso:
Michelle Belladona es hija de una autoridad religiosa cristiano-mormona y militar de alta graduación en el Ejército de los Estados Unidos; y su pareja y socio, el español Nacho Vidal fue miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército Español.



La Industria de la Música

La música es otra herramienta propagandística de primer orden apoyada en un industria específica, pues al fin y al cabo ¿a quién no le gusta la música?

Por supuesto que hay músicos y artistas extraordinarios que hacen música pop. Lo que tenemos que discernir es que la estructura mediática que hace posible que esos artistas sean conocidos es netamente propagandística.

Michael Jackson puede ser o puede no ser un gran artista, pero el hecho de que sus canciones sean conocidas en Rio, Tokio, Paris o Johannesburgo, lo permite un entramado que no tiene ningún interés artístico, sino tan sólo político.

Para mejor comprensión:
en este artículo se ha citado a Sir Charles Darwin, Sir Thomas Henry Huxley o Sir Bertrand Russell.
¿Qué tendría en común toda esta gente con tipos como Paul McCartney, Mick Jagger o Elthon John? Pues que los unos y los otros (todos ellos) tienen título de Sir británico y son "caballeros" de órdenes de la Corona de los Windsor.

Una institución política como la Corona jamás va a conceder honores a alguien que no colabore con sus intereses.

El valor artístico es irrelevante, pues la función de estos sires en cuanto sires es propagandística. Científicos, periodistas, militares… son meras herramientas de los intereses imperialistas, y por ello, reciben condecoraciones y honores de instituciones político-militares.

Lo mismo ocurre con la industria pop:
es otro brazo del mismo plan de agresión.
En última instancia, las fuerzas militares, la psicología de masas aplicada a la ingeniería social y la industria pop, colaboran estrechamente entre ellas.

Desde los años sesenta, periódicas "revoluciones culturales" son implementadas para arrasar los sustratos culturales genuinos de todos los pueblos, y de paso, introducir ciertas drogas en la población.

La música pop es algo así como la banda sonora que estas revoluciones prêt-à-porter utilizan en su imposición comportamental y manipulación social.

Cada década tiene su "revolución", con su droga estrella y con su artista estrellado.
·    En los sesenta, el LSD (con su pelele Brian Jones, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias).

·    En los setenta, la heroína (con su pelele Sid Vicious, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias).

·    En los ochenta, los anti-depresivos y ansiolíticos (y con su pelele Michael Jackson, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias).

·    En los noventa, la cocaína (con su pelele Kurt Cobain, drogadicto, muerto en extrañas circunstancias).

·    En la primera década del siglo XXI, el MDMA (y con su pelele Ame Winehouse, drogadicta, muerta en extrañas circunstancias).
Las revoluciones pop siguen un padrón repetido:
·    devastación cultural
·    imposición de una referencia comportamental
·    introducción social de alguna droga
La única diferencia esencial entre las diferentes revoluciones pop es que en cada década se consigue un alcance mayor, pues las herramientas de propaganda cada vez son más numerosas y potentes.

El último y más salvaje ejemplo de esta imposición cultural es el llamado hip-hop.

Una vez más hay que saber discernir entre la manifestación cultural legítima de un pueblo y la utilidad de manipulación cultural que el plan globalista extrae. El pueblo afroamericano es una de las comunidades más castigadas por la ingeniería social tecnocrática.

El pueblo afroamericano fue usado para proyectar una "revolución cultural" global, aplicada en todo el mundo, con unos contenidos claros:
culto a la violencia, las drogas, el dinero, el crimen y la misoginia.
Con la cultura hip-hop, la música pop como herramienta en manos de la ingeniería social global llegó a un nivel de devastación sin precedentes en la historia de la globalización cultural.

En los años noventa, mientras los occidentales se espantaban con las noticias de los burkas de los tarados talibanes o de la monstruosa ablación genital de algunas comunidades africanas, la música que escuchaban en sus estaciones globales de música en los cinco continentes canturreaban cantinelas con palabras como "hooker", "bitch", "cunt", "pussy", y demás atropellos de los que no parecían espantarse tanto.

En pleno siglo XXI, tras observar y analizar las evidencias, se puede enunciar con claridad:
la industria de la música pop es una inmensa red de propaganda global.
Así de claro: podéis seguir bailando a ese ritmo si eso queréis… pero así es.
 



La industria del Entretenimiento

Todos estos medios propagandísticos globales (deporte, cine, pornografía, música pop…) se presentan con el pretexto de ofrecer un inocente entretenimiento.

De hecho, ellos hablan de una "Industria del Entretenimiento" como un cajón de sastre donde entra todo tipo de propaganda. Fijaos en esta palabra: "entretenimiento".

El entretenimiento es la acción de entretener y, definido por la DRAE, entretener no es sino "distraer a alguien impidiéndole hacer algo". Es decir: no hay entretenimiento posible sin la voluntad de alguien que busca impedir algo al entretenido.

¿Qué pretende impedir la Industria del Entretenimiento?

Impedir,
·    que cuestiones
·    que te enfurezcas
·    que razones
·    que luches
·    que veas
·    que hables
·    que ames
·    que leas
·    que escribas
·    que pienses,
… en definitiva, ¡que vivas!

Zbigniew Brzezinski dijo en 1970, en "Between Two Ages" que,
"en las próximas décadas va a resultar prácticamente imposible la existencia de un pensamiento propio."
¿Acaso piensas que el señor Brzezinski está interesado en tu diversión?

Pues lo está: existe una Industria del Entretenimiento que produce cacharros que incluso fueron llamados "Sistemas de Entretenimiento" (Entertainment System). Recordemos la "adolescencia perpetua" del Dr. Trist y la intención de infantilizar a la población global.

Hace décadas, apareció en escena algo referido con la palabra "juego" (game, en inglés), es decir, algo para niños.

Este "juego" no se comercializó sólo para los niños. En su desarrollo, se puede hacer un seguimiento de los contenidos y asegurar categóricamente que todo esto es muchísimo más que un juego. Es una potentísima plataforma de propaganda global con una influencia de masas en constante crecimiento.

Eso son los llamados "videojuegos".

La industria del videojuego ofrece algo novedoso con respecto a la industria del cine:
una ilusión de interacción.
Ante una película, el espectador está pasivo tragando contenidos.

Ante un videojuego, el jugador cree estar interactuando en una trama (por supuesto, la actividad se reduce a los movimientos de las manos sobre el llamado joystick). El videojugador se involucra emotivamente con lo que está presenciando a través de su ilusoria participación.

Resulta previsible que sus apologistas y publicistas aseguren que el videojuego no es más que un juego, como el ajedrez o las damas.

Pero no es así:
los contenidos están científicamente escogidos y en la industria están involucrados las mismas instituciones, entidades, universidades y las mismas corporaciones paraguas que están detrás del deporte, el cine o la pornografía.
Las playstations están en el mismo saco empresarial que la cinematográfica Columbia Pictures o el monstruo discográfico Sony BMG.

Las X-box es un artilugio más de Microsoft y, por lo tanto, bajo control de la infame Bill & Melinda Gates Foundation. Todo videojuego está bajo la sombra del llamado "Gran 6" mediático.

Veamos cuáles son los contenidos de estos inocentes juegos:
·    deporte (por ejemplo, EA-Sports es una compañía especializada en videojuegos en colaboración con FIFA, NBA, NFL… y demás espectáculos deportivos)

·    guerra (existen innumerables videojuegos que son simuladores de guerra de infantería, de aviación, naval… Cito, por citar alguno, la saga Medal of Honor)

·    armas (existen innumerables videojuegos en los que el jugador - ¿el niño? - se familiariza con los diferentes fusiles, pistolas y rifles de asalto del mercado internacional del armas. Cito, por citar alguno, Counter Strike)
Existen extremos ya alcanzados como videojuegos consistentes en,
·    ser un criminal proxeneta (San Andreas, de Rockstar Games)
·    atropellar mujeres embarazadas (Carmageddon, de Stainless Games)
·    realizar orgías sexuales (Sexfriend, de Stone Heads)
En el extremo del "entretenimiento" ya alcanzado existen videojuegos que ofrecen una vida alternativa a la vida real, una vida virtual, una ciber-vida (Second Life, de Linden Reseach).

Y es que estos "juegos" hace tiempo que dejaron claras sus intenciones:
crear una realidad paralela, virtual y paradójica en el sentido de que no puede ser real.
El desarrollo de esta herramienta como medio propagandístico llevaría el poder de manipulación psicológica hasta límites difíciles de predecir.

Preferimos ceñirnos a la actualidad:
si la Industria del Entretenimiento sigue desarrollándose al mismo ritmo que lo está haciendo, ni los más optimistas pueden alejar "los próximos años" que señaló Brzezinski en 1970, del futuro más inmediato.
Los medios de propaganda global y psico-manipulación de masas habrán llegado en ese momento a la culminación de su expansión exterior.

En ese momento, la escalada de control sobre el ser humano se concentrará en su interior, en la propia tecnización de su organismo y fisiología.

Con control absoluto sobre el exterior del individuo y su contexto social (es lo que han hecho durante todo el siglo XX), la tecnocracia global a lo largo del siglo XXI se sumergirá en el control de su interior y su computarización psicológica.

Este viaje infernal ya ha comenzado...

Fuente:
 http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_globalization143.htm